Destino Shanghai

Destino Shanghai

Durante dos meses aproximadamente hemos estado con los preparativos que comporta un destino lejano como Shanghai: visados, maletas….

Hemos tramitado un visado familiar para una estancia superior a 30 días, puesto que nuestra hija Andrea reside y trabaja actualmente en Shanghai y por ello podemos alojarnos en su casa como invitados. Aunque el trámite es más complicado que el simplemente turístico, nos permite un visado mas amplio y en nuestro caso lo hemos solicitado con dos salidas del país, lo cual facilita una estancia máxima de hasta 45 + 45 días (90 en total).

Las maletas han sido nuestra principal preocupación. Andrea y Eduardo están viviendo en Shanghai desde verano y dejaron en España gran parte, por no decir casi toda, de su ropa de invierno y complementos. Aprovechando nuestra visita les vamos a surtir además de diversidad de enseres tan necesarios para la subsistencia como por ejemplo jamón, pipas sin cascara, chocolate a la taza, pimentón dulce, chorizo, fuet….. Uno no puede olvidar sus orígenes tan fácilmente y adaptarse sin sufrimiento a una alimentación tan distinta a la que estamos acostumbrados.

Están emocionados con nuestra visita, y nos están preparando actividades para conocer algo mejor y aunque sea mínimamente esa enorme nación que es China y esa enorme ciudad casi 25 millones de habitantes que es Shanghai. Pasaremos con ellos las Navidades y el Fin de Año, ya que el año pasado no estuvimos  reunidos en estas fechas y nos hace mucha ilusión poder estar juntos.

Además, visitar una ciudad o un país que desconoces con una cultura tan diversa y vivir como un nativo, es muy diferente que estar alojado en un hotel, siempre más preservado de la población autóctona.

Después de muchos preparativos y revisiones observamos que la cantidad de maletas previstas en principio son insuficientes, por cuanto nos vemos obligados a comprar una maleta mas y con esta quinta maleta creemos que finalmente el cargamento de casi 100 kg. esta definitivamente resuelto. Ahora ya somos una mezcla entre turistas y porteadores.Maletes a casa

Pero surge la duda: ¿como trasladar todo este equipaje al aeropuerto sin morir en el intento?. Imposible en transporte colectivo. El vehículo privado no lo vamos a utilizar puesto que un mes en el aparcamiento del aeropuerto podría salir carísimo. Ya está!! Un taxi es la solución, peroooo no un taxi cualquiera porque no caben todas las maletas. Finalmente concertamos por teléfono el servicio con un taxi de siete plazas. Sale más económico, no tienes que conducir y ademas te recogen en casa y te dejan en la puerta de la Terminal.

Día 1 de diciembre: nos hemos levantado temprano aunque nuestro avión no sale hasta las 10:55 pero queremos tener todo controlado, puesto que el traslado hasta el aeropuerto es aproximadamente de una hora. Repasamos: pasaportes, teléfonos móviles, tabletas, cargadores, tarjetas de embarque de dos vuelos (porque el vuelo a Shangahi es via Heathrow).  Llaman a la puerta. El taxi nos espera puntualmente y empieza nuestra aventura.

Llegamos al aeropuerto a las 8:00 h. según lo planificado, y gracias a los carritos podemos mover toda esta cantidad de maletas hasta el mostrador de facturación. Que gran invento fue la rueda!!

Maletes al carro

Uff que bien! Ya está!. Después de facturar las maletas mas voluminosas y de mayor peso, solamente hemos de embarcar las maletas de cabina y el equipaje de mano. El checking online ya lo hicimos con la app de British Airwais del móvil. Tenemos reservados los asientos para los dos vuelos hasta el destino final y además sin cargo al haberlo hecho con sólo 24 horas de antelación. Todo bajo control. No me digáis que no es bonito ese arco iris del conjunto de maletas. Reflejan nuestro estado de ánimo.

Ahora solo falta pasar los controles de seguridad y la rutina de siempre: separar líquidos en bolsitas transparentes, cremas, tabletas, móviles, baterías, calzado, cinturones, monedas, abrigos y maletines de mano en las diferentes bandejas….. nos fríen a rayos X en los arcos de seguridad pero ningún problema y nos dirigimos hacia la puerta de embarque a esperar hasta el momento de salida del vuelo British Airways con destino a Londres-Heathrow .

La adrenalina está a tope, ya falta menos: dos horas de vuelo a Londres, dos horas de transfer para el vuelo a Shanghai  y 11 h. más de vuelo hasta el destino final.

El avión  despega puntualmente para un trayecto medio, de aproximadamente dos horas. Vamos a relajarnos y “saborear” ese zumo de naranja que se aproxima

Nos vemos en Londres…

1 Comentario

  • Daniel
    29 febrero, 2016 11:07 pm

    M’encanta!

Comenta